Autoconsumo eléctrico en España

Autoconsumo eléctrico en España

El sol es una de las bendiciones de nuestro país. Seguro de sol la mayor parte del año en la mitad inferior del país, y un clima muy agradable, son las razones por las que tantos turistas visitan España cada año.

Y el sol no sólo beneficia al turismo, también hace posible la implementación de paneles solares en los hogares y empresas, para poder autoconsumir nuestra propia energía.

Y dado que los gobiernos quieren fomentar la energía verde y el autoconsumo, se podría pensar que es toda una suerte vivir en España, dada nuestra ventaja natural cuando se trata de sol.

Pero resulta que no, que somos el único país en el mundo que impide el autoconsumo energético y las energías renovables en los hogares, agravándolo con un impuesto adicional. Si estás pensando en colocar paneles solares en tu tejado, verás un cargo adicional en tu factura de la luz.

El año pasado se aprobó el Real Decreto 900/2015, que determinaba el marco económico de las instalaciones que generan electricidad para autoconsumo (paneles solares en techos particulares). Si quieres saber en que consiste el autoconsumo eléctrico, te lo explicamos en este artículo.

Las condiciones económicas estipuladas en esta legislación hacen inviable este tipo de instalaciones. El Gobierno disuade a todas aquellas personas que quieren utilizar las energías renovables con impuestos más altos (impuesto sobre el sol) para recuperar una parte los costos de la red.

El impuesto sobre el sol tiene un componente variable relacionado con la energía producida por la instalación solar, y una porción fija que depende de la potencia contratada que es necesaria para cubrir los costos del sistema eléctrico del país.

Según el Gobierno, el objetivo de la ley es impulsar la generación distribuida y el uso de energías renovables.

España es también uno de los pocos, si no el único país que no compensa a los hogares por generar un exceso de energía, vendida de nuevo a la red. Los productores de energía que deseen vender el exceso de energía a la red, deben registrarse como negocio. La política del gobierno implica que la energía no tiene valor.

Al mismo tiempo, a los propietarios de baterías no se les permite reducir la potencia máxima que tienen por contrato. Dado que la mayor parte de las facturas de energía residencial españolas está relacionada con el poder contratado, en lugar del uso de electricidad real, esto dificulta que los propietarios de las baterías recuperen el costo de su inversión.

La única manera de que los consumidores puedan evitar el impuesto sobre el sol, es salir fuera de la red eléctrica, lo cual supone un riesgo en las épocas de invierno, cuando el sol no brilla todos los días.

Placas solares de perovskitao

Placas solares de perovskita

El mineral perovskita ha sido el último descubrimiento en el campo de las energías renovables. Y aunque ya hace más de 1 siglo que se conoce, no es hasta hace poco que se utiliza en células solares.

Este mineral proporciona a las células solares un 31% de eficiencia máxima y es muy barato. El problemas es que al principio solo convertían aproximadamente el 3,5% de la energía de la luz solar en electricidad, y las células disolvían la perovskita, por lo que no duraba mucho tiempo en el mundo real.

Tipos de energías renovableso

Tipos de energías renovables

En la actualidad, la mayoría de países dependen en gran medida del carbón, el petróleo y el gas natural como energía. Los combustibles fósiles no son renovables, esto quiere decir que se basan en recursos finitos que con su utilización se reducirán, resultando demasiado caros o demasiado dañinos para el medio ambiente.

Por el contrario, las energías renovables, como la energía eólica y solar, nunca se agotarán. Esto es debido a que la mayor parte de las energías renovables provienen directa o indirectamente del sol.

Nos ayudan: